AVISO Y RECOMENDACIÓN

Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.

Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros fantásticos nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.

Ah, y no olvide guardar nuestra web en favoritos! Muchas gracias :)

RIMADO DE CIUDAD: 30 AÑOS DESPUÉS

Los poemas de Luis García Montero, la fotografía de José Garrido y Javier Algarra, y la música de Magic y T.N.T. han tenido con el tiempo caminos muy diferentes. Olvidos.es abre la carpeta de aquella publicación, el Diario de Granada de la época y recupera fotografías de Javier Martín, para pasados 30 + 1 años recordar Rimado de Ciudad, una aventura gráfica, poética y musical que empezó y acabó en 1983, en la ciudad de Granada.

RIMADO DE CIUDAD

  • Poemas de LUIS GARCÍA MONTERO
  • Música de MAGIC y T.N.T.
  • Fotografías de JOSE GARRIDO Y JAVIER ALGARRA
  • Diseño de JUAN VIDA
  • Producción musical de FERNANDO MIRANDA
  • Ideado y dirigido por MARIANO MARESCA
  • Impreso en GRAFICAS SOLINIEVE S.A. – GRANADA
  • Producido y editado por el ECMO. AYUNTAMIENTO DE LA CIUDAD DE GRANADA
Granada, mayo de 1983


Fases de este proceso

987654321

3Coplas por la muerte de un colega

LUIS GARCÍA MONTERO

(1983)

1

Recuerda si se te olvida
que este mundo es poca cosa,
casi nada,
que venimos a la vida
con la sombra de una losa
no pagada.
Los días, como conejos.
nos llevan en ventolera
al infierno.
su curso nos hace viejos
trocando la primavera
en invierno.

2

El criador, con grande enojo,
cuando en la vida nos mete,
y nos suelta,
para no quitamos ojo
nos manda con un billete
de ida y vuelta.
Nacemos al desayuno,
comemos según vivimos.
y cenamos
cuando parece oportuno,
por eso mientras dormimos
descansamos.

3

Nuestras vidas son los sobres
que nos dan por trabajar,
que es el morir;
allí van todos los pobres
para dejarse explotar
y plusvalir;
allí los grandes caudales
nos engañan con halagos,
y los chicos,
que explotando son iguales
las suspensiones de pagos
y los ricos.

4

Mas porque pase la vida
sin que podamos sacarla
de este pozo,
no la demos por perdida,
que es posible rescatarla
con el gozo.
Pues decidme: la hermosura
de esos dos labios tan bellos
y empapados,
cuando pierdan su ternura,
se podrá hacer con ellos
disecados.

5

¿Qué hace ahora pendulero,
tan vacío y contrahecho,
sin color,
aquel órgano certero
que se puso tan derecho
en el amor?
¿Qué es hizo Marilyn?
¿Aquellos Beatles de antaño,
qué se hicieron?
¿Qué fue de tanto sinfín
de galanes que en un año
nos vendieron?

6

Y los tunos, los toreros,
las cantantes de revista
en el olvido;
las folklóricas primero,
el marqués y la corista,
¿dónde han ido?
¿Dónde están los generales,
sus medallas y su espada
sin conciencia,
sino esperando mortales
a que les sea dictada
la sentencia?

7

Y el ritmo de los roqueros,
los canutos y la risa
del pasota,
los chorizos tironeros
que han vivido tan deprisa
y el drogota
que se inyecta mil caballos
por las venas, los colgados
y el camello,
¿dónde iremos a buscallos,
dónde son tan olvidados,
qué fue de ellos?

8

Todo pasa, es aguanieve
que se deshace en el suelo
silenciosa,
mientras que la vida llueve
y se nos puebla de duelo
cuando acosa,
nos apremia con su mano
y con sus ojos nos niega
torpemente,
el corazón de un hermano,
la presencia de un colega
diferente.

9

Recuerdo que atardecía,
recuerdo que vi su coche
detenerse,
recuerdo la compañía
de sus ojos en la noche,
sin saberse
tras la boca de un gatillo
que esperaba tembloroso
y asesino,
meterse por un pasillo
de aquel corazón dudoso
sin destino.

10

Y recuerdo la culebra
de la vida, fría, inerte
por su cara,
empapado de ginebra,
esperando que la muerte
lo besara.
Se lo llevó con desgana
la canción de una ambulancia
malherida,
las grúas de la mañana
recogieron su arrogancia,
ya sin vida.

11

Camarada de su gente,
iqué pantera en el coraje
por nosotros!
iQué canalla adolescente!
iQué enemigo tan salvaje
con los otros!
iY para el valor qué fiero!
iQué destreza de alimañas!
iQué razón!
Para el amor marinero,
gobernando en sus pestañas
la pasión.

12

No dejó ningún tesoro:
dos jeringas en el suelo
sin sentido,
su navaja en deterioro
su gabán de terciopelo
descosido.
Pero estuvo en la ciudad
y acaudilló los suburbios
con la suerte,
y habló de la libertad
hasta ver los ojos turbios
de la muerte.

13

Y porque fue capitán
de camadas y patrullas
sin juicio,
porque ya no nacerán
dos manos como las suyas
para el vicio,
porque jamás nos vendió
y mordimos el anzuelo
de su historia,
aunque la vida perdió,
dejónos harto consuelo
su memoria.

Añadir comentario

Enviar este artículo

Comentarios a "Coplas por la muerte de un colega"

Fases de este proceso

987654321