AVISO Y RECOMENDACIÓN

Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.

Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros fantásticos nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.

Ah, y no olvide guardar nuestra web en favoritos! Muchas gracias :)

EL ESTADO DE LA EDUCACIÓN

El Informe de la Comisión Trilateral -realizado a principios de los años setenta, tras la crisis energética, que serviría para poner en marcha las políticas neoliberales de Reagan y Thatcher y la consiguiente liquidación del Estado del Bienestar- se afirma que la empresa es la institución civilizadora por excelencia (Michel Crozier). La época de la globalización económica, que también ahonda sus orígenes en aquella coyuntura, ha respondido de manera fiel y sistémica a ese principio. Las transformaciones esenciales impuestas bajo la égida neoliberal no han afectado tanto al mercado –que nunca ha sido más que un modelo teórico- como a las empresas, es decir, a los nuevos términos de la producción y a las nuevas reglas de la eficiencia económica, que de nuevo, no depende de la lógica “natural” del mercado.

En la empresa se han experimentado y perfeccionado los procedimientos de gobierno de lo privado y de lo público que hoy son la “forma racional” de nuestras sociedades. Es probable que la cultura alternativa, emancipatoria, haya tardado demasiado en detectar ese cambio fundamental y que no haya percibido a tiempo que el papel del Estado en la regulación de las relaciones sociales cada vez era menor porque cada vez tenía menos espacio real para implementar sus políticas. Desde mediados de los setenta en la escena política y jurídica es evidente el avance del imperialismo colonizador de la “racionalidad económica”. Esto ha representado un cambio de cultura: de la idea de “señalar fines al Estado", propia del Estado del Bienestar, al pragmatismo de los “medios sin fines” en que vivimos inmersos. También, naturalmente, ha impuesto un cambio de lenguaje que implica una diferente forma de nombrar las realidades y las prácticas que constituyen la vida en común en sus términos reales.

El lenguaje empresarial, ayudado con recursos tomados de la psicología de empresas –la gestión del “capital humano”- y la pedagogía –el nuevo capital que da acceso a la gestión de las instituciones públicas- se ha trasladado a otros ámbitos que, como el de la Educación, por la naturaleza que debieran cumplir, son incompatibles a radice con lo que dicho lenguaje lleva consigo.

Como ha ocurrido siempre con las recetas de matiz liberal, la implantación de las mismas en ámbitos como el de la Educación –bajo la etiqueta de la “cultura de calidad” y la estimulación para acceder al nivel de la “excelencia”- está resultando un generador de contradicciones que los profesionales de la enseñanza tienen que resolver como pueden: rutinización, complejidad de la gestión.

Junto a eso nos encontramos con que la realidad de nuestras sociedades sigue reproduciendo, de manera constante pero cada vez más invisible, resultados opuestos a las promesas de la calidad. El abandono escolar y la reproducción de la desigualdad de género son buena prueba de ello.

Nadie puede negar la necesidad de una reforma del dispositivo escolar en todos sus niveles. No se trata de reivindicar un retroceso a modelos pretéritos, sino de constatar dos cosas: Primero, que está implementándose ya una reforma –sobrevenida- inspirada en la máxima citada de que la empresa es la institución civilizadora por excelencia. Y segundo, que la respuesta a esa reforma exige a las posiciones alternativas elaborar una cultura de raíz completamente distinta.

Palabras introductorias de Mariano Maresca en la mesa redonda Cultura y educación: instrumentos de transformación social celebrada en el Museo Casa de los Tiros de Granada, el 19 de abril de 2010, en el marco de Diálogos del Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Participaron en la mesa redonda Sergio Hinojosa y Ana Rubio.


Añadir comentario

Enviar este artículo

Comentarios a "EL ESTADO DE LA EDUCACIÓN"